Migración y Derechos Humanos

El programa es una actividad coordinada entre Formarnos y el Centro de Justicia y Derechos Humanos "Eduardo Luis Duhalde" de la Universidad Nacional de Lanús (CJDH-UNLa) creado en 1996 y dependiente del Rectorado de la Universidad.

El Centro de Justicia y Derechos Humanos "Eduardo Luis Duhalde" es idóneo para el trabajo conjunto en esta temática ya que desarrolla actividades de docencia, investigación y vinculación con la comunidad, mediante la promoción de diferentes modos de conceptualización de los derechos humanos como campo de las políticas públicas y como espacio de reflexión e intervención sobre la realidad.

En este contexto, el Programa Migración y Asilo funciona dentro del CJDH-UNLa y desarrolla diversas iniciativas de investigación, capacitación e incidencia en materia de derechos humanos en el contexto de la migración, con un énfasis particular en la situación de los niños, niñas y adolescentes. Los proyectos incluyen acciones de diálogo y colaboración con organizaciones de la sociedad civil, agencias de Naciones Unidas y organismos públicos de diferentes países. Estas iniciativas se implementan a nivel nacional, regional (América Latina y el Caribe) y global. Asimismo, en el marco de las acciones generales del CJDH-UNLa y del Programa Migración y Asilo en materia de derechos humanos y personas migrantes, se encuentra un lugar destacado para la docencia, a través de la Especialización en Migración y Asilo desde una Perspectiva de Derechos Humanos, carrera de posgrado virtual-presencial que actualmente está cursando una segunda cohorte.

Como parte de sus líneas de trabajo fundamentales, que articulan la labor del CJDH y del Programa Migración y Asilo que se encuentra en su organigrama, la temática de los derechos humanos para personas migrantes en Argentina mantiene un valor fundamental a la hora de evaluar la situación de políticas públicas y acceso a derechos en el país. La Ley Nacional de Migraciones 25871 reconoce el derecho humano a migrar y, en consecuencia, garantiza explícitamente el acceso de los/as migrantes a la salud, la educación, el trato igualitario y protecciones relativas al trabajo y a la seguridad social. Sin embargo, esos reconocimientos deben plasmarse en políticas públicas y en fortalecimiento de las organizaciones sociales, y ambos trayectos de formación/empoderamiento aún tienen muchas asignaturas pendientes. Por esa razón, el desarrollo de una nueva instancia de Formarnos, esta vez en materia de derechos humanos y migración en Argentina, constituye una oportunidad valiosa para profundizar conocimientos sobre los derechos de personas migrantes, pensar colectivamente estrategias de defensa y reafirmación comunitaria/social, así como consolidar articulaciones entre el Estado y la sociedad civil que redunden en acciones que protejan más integralmente los derechos de migrantes en la vida cotidiana, en cada uno de los espacios (laborales, educativos, sociales, comunitarios, etc.) donde se desenvuelvan.