Gestión cultural a pulmón

Publicado el 14 - 07 - 2017

La potencialidad de la gestión cultural con los artistas, artesanos y la comunidad

En el Panel de Formarnos en Santiago del Estero, realizado en la Universidad Nacional de Santiago del Estero, Nancy Bravo Lic. en Sociología especializada en sociología de la educación, promoción de empleo y la economía social de la cultura. En su intervención se refirió a su función actual como trabajadora pública municipal, en la coordinación de la Casa de la Historia y la Cultura del Bicentenario de la Capital. Este ámbito a partir de su desarrollo ha sido receptor de políticas culturales, nacionales y provinciales y de iniciativas municipales como capacitaciones, talleres, muestras, ferias de artesanos.

La feria de artesanos comenzó generando redes con otras áreas municipales, organizaciones sociales, escuelas, en sus palabras “queríamos que la gente se encuentre cara a cara con los productores, que no haya intermediarios, defender un precio justo…”.

Para poder organizar actividades y darle vida a la Casa, se organizaban canjes por prensa con artistas, para generar convocatoria de público. Esto permitió aumentar la cantidad de actividades, jerarquizar el espacio y alcanzar la vinculación con organismos nacionales como el Instituto Nacional del Teatro, el Instituto Nacional de la Música que tiene su sede regional en la Casa “son logros que hemos tenido por el trabajo … nos eligen como una Casa que tiene ese dinamismo de la convocatoria, del encuentro, de articular, de crear redes”. Como todas las actividades de la Casa son gratuitas enfrentan dificultades para obtener recursos para el mantenimiento.

A modo de reflexión señaló el valor de trabajar con los artistas y escuchar la demanda de la comunidad, ya sea brindando el espacio físico o generando actividades propias “lo que vamos descubriendo… es que tenemos muchas posibilidades de hacer cosas, por mas que haya obstáculos. Sí se necesitan recursos económicos pero en muchos casos nosotros hemos podido solucionar con muy pocos recursos, con vínculos, con generar encuentros…“.

La Feria, según sus palabras “es mucho más que un punto de venta para artesanos, es un punto de encuentro para generar lazos, capacitaciones, acceder a otros circuitos”. Esta forma de gestionar implica también “..tomar posicionamiento desde un lugar y poder trabajar con la comunidad, solos no lo vamos a hacer... no sale de un escritorio, es más no soy de escritorio, voy a comuplir 25 años de antiguiedad y no tengo un escritorio…”.

En definitiva propuso empoderar a la comunidad para que “todos puedan ser gestores culturales, que la comunidad pueda ser no sólo consumidor sino actor en cada una de las actividades”.