Atalaya Sur, un proyecto de inclusión tecnológica

Publicado el 23 - 03 - 2015

La iniciativa busca incluir a todos los sectores: niños, adolescentes, jóvenes y adultos.

El año pasado la agrupación Proyecto Comunidad lanzó “Atalaya Sur”, una llamativa propuesta que busca llevar la conexión a Internet hasta las villas y asetamientos de la zona sur de la Ciudad, allí donde las empresas comerciales no llegan, mitad por motivos comerciales, mitad por desidia y desinterés.

   Las tareas se llevan a cabo con la colaboración de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y la primera fase de implementación tiene lugar en la Villa 20, donde ya se encuentran instalados los equipos que permitirán dar un servicio de Internet comunitario en las manzanas cercanas al centro comunitario del barrio. De acuerdo a la información brindada por Proyecto Comunidad, para el sostenimiento y soporte de la red se ha conformado un equipo técnico de jóvenes, que juntos a ingenieros de la UTN instalan y planifican la red wi-fi y su futura ampliación.

   Además de ofrecer la conexión se ha generado una propuesta de contenidos y participación desde una plataforma virtual, para incluir a todos los sectores: niños, adolescentes, jóvenes y adultos. Así intentan crear “espacios que permitan la apropiación popular de la tecnología, y que los compañeros de esos barrios puedan convertirse en productores de contenidos y discursos en la web”, explicó Laura Figueredo, coordinadora del proyecto, en dialogo con Nueva Ciudad.

“Esto no es menor si pensamos que internet es hoy el principal foro masivo de discusión y debate, y que la llamada ‘opinión pública’ es construida por los medios de comunicación hegemónicos, que con suerte expresan la mirada de sectores medios-altos urbanos”, agregó.

   Los espacios educativos que se desarrollan en los centros comunitarios de la agrupación fueron los primeros en incorporar la tecnología y transformar sus prácticas. Allí funcionan talleres de programación y robótica a los que asisten niños de 10 a 13 años y apuntan a generar un proceso de aprendizaje en el que, en palabras de la coordinadora, “los pibes son protagonistas activos de los saberes que construyen”.

“Teniendo en cuenta que nadie puede interesarse ni entusiasmarse con algo que no conoce, estos espacios abrieron un nuevo mundo de posibilidades para los más chicos, y el objetivo es que desde allí se generen vocaciones tecnológicas y que nuestros pibes sean los técnicos e ingenieros del futuro que nuestro país necesita”, subrayó.

   Los próximos pasos de la propuesta serán desarrollar cooperativas de trabajo vinculadas a la tecnología que incluyan a jóvenes de la zona y el lanzamiento de la plataforma virtual antes mencionada, que espera ser -de acuerdo a Figueredo- “un espacio público popular que permita empoderar a las mayorías”.

   Proyecto Comunidad nació a comienzos de 2002, como una consecuencia directa de la crisis de diciembre de 2001, según explican quienes lo componen. Nació en un asentamiento en el que se concentraban casi 200 familias y se incorporaron vecinos provenientes de Villa del Parque y Agronomía para luchar por sacar adelante un comedor escolar de la zona de Paternal, algo difícil en aquella Argentina devastada. La organización continuó y, con el transcurrir de la década, se abocaron a temáticas más complejas, como la educación, la salud, la vivienda y la economía popular.