Una nota sobre notas

Publicado el 02 - 07 - 2015

Los diarios a veces nos sorprenden y otras nos indignan. Aquí un ejemplo comparativo sobre diferentes formas de hacer críticas a la gestión estatal.

   No sabemos qué pasará cuando la ley de servicios de comunicación audiovisual se aplique completamente. No sabemos qué pasará cuando la palabra se democratice, cuando los olvidados recuperen la voz, cuando se multipliquen. No sabemos qué pasará con el mapa de medios en nuestro país, tal vez se concentre aún más, o quizá sean las organizaciones sociales las que tomen la palabra y se diversifique la propiedad de la verdad. No sabemos nada de nada. Lo que sí sabemos es que hay noticias, y que detrás de cada noticia hay intereses, pasiones, dinero, egos, presiones y objetivos.

  Aquí les traemos un ejercicio que merece nuestra indignación.

  En el diario Clarín del día 09/12/14 salió la siguiente noticia:

http://www.clarin.com/politica/Parlasur-Cristina_candidata-unidad_opositora_0_1263473692.html

 

   Un día después, el 10/12/14 aparece la siguiente noticia:

http://www.clarin.com/politica/Cristina-Parlasur-candidata-apuro-Congreso-Gobierno_0_1264073632.html

 

   Que ambas notas hayan sido escritas por el mismo periodista es aceptable. Cualquier tiene un lapso de pérdida de memoria o cualquier puede cambiar su apreciación de la realidad de un día a otro. Que ambas notas hayan sido publicadas por el mismo diario y que aparezcan relacionadas también es aceptable. Los editores, los programadores web, el muchacho que sube las noticias al portal de internet, a veces también se equivocan. Lo inaceptable, lo inaudito es que el lector asimile ambas noticias a la par. ¿Por qué? Porque crea la ilusión de que durante la noche una jugada maquiavélica, de conspiración estatal ha decidido sobre el asunto en cuestión. Seguramente ni ayer se frenó la ley ni hoy se aceleró. Seguramente ambas apreciaciones están fuera de lugar. Todo en la política tiene su tiempo, su maduración, y la ley no está fuera de esa ley.

   Debemos ser justos y decir, también para que el periodista duerma sin contradicciones, que la ley está demorada pero no desde hace un mes sino que era con las PASO del 2011 que debíamos haber elegido a nuestros representantes del Parlasur. Todos los países del bloque han visto vencer el plazo establecido que era 2009, salvo Paraguay que se convirtió en el único país con parlamentarios mercosureños elegidos directamente por el pueblo. La cuestión no es de voluntad sino de poder. Argentina y Brasil esperan lograr por sí solos mayoría automática, cuestión a la que se oponen los socios menores como Uruguay y Paraguay solicitando que haya igual cantidad de parlamentarios por cada país. Como podemos ver no es una cuestión que dependa de la voluntad de cada país y de la mente cínica y malévola del gobierno de turno, sino que es una cuestión de política regional y de diferencias sustanciales en cómo debe ser la representación al interior del Mercosur.

   Pero no nos vayamos hacia temas que ya todos deberíamos conocer desde 2009 a pesar de estas noticias distorsivas. Y no sólo son noticias distorsivas, sino que como críticas tampoco suman al debate democrático y constructivo de un país mejor. Estos días apareció una nota sobre economía en el diario Página 12, realizando algunas críticas al modelo económico, o mejor dicho, a medidas que se han tomado en los últimos años y que son, por lo menos, cuestionables en cuanto a su efectividad.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/33-8141-2014-12-07.html

   Necesitamos, para una verdadera democracia social, más reflexiones y críticas como las realizadas por Claudio Scaletta, porque permiten construir sobre lo hecho, volver un paso atrás para seguir avanzando. Sólo un necio pretende el fin de la crítica por lo que necesitamos muchas más, realizadas desde la convicción, desde el interés nacional, o si son pensadores o periodistas muy individualistas desde el interés de sus propios hijos, de esas generaciones que vivirán en este país. Porque incendiar todo hoy es construir con ceniza en el mañana, algo que ya deberíamos haber aprendido.