Flautas y guitarras, una forma de mejorar vidas

Publicado el 22 - 03 - 2016

Artículo sobre Red Comunidades Rurales, organización que lleva instrumentos musicales a todo el país

   Compartimos este artículo publicado en el diario La Nación sobre una organización que entrega instrumentos musicales en lugares postergados de nuestro país.

 

Flautas y guitarras, una forma de mejorar vidas

La Red Comunidades Rurales lleva instrumentos musicales a todo el país

Teresa Zolezzi - La Nación - Enero de 2016

"Hay que llenar el planeta de violines y de guitarras en vez de tanta metralla." Con esas palabras, la reconocida artista Chavela Vargas compartía su amor por la música y la poesía. Los integrantes de la organización Red Comunidades Rurales le hicieron caso y pusieron en práctica sus dichos. Desde 2014 y con la ayuda de amigos y colaboradores, envían violines, guitarras, charangos, bombos, flautas y teclados a escuelas y organizaciones comunitarias en alejados rincones de nuestro país.

"Queremos llegar a lugares ricos en cultura y en tradiciones, espacios de encuentro y de aprendizaje donde no siempre hay recursos para comprar instrumentos, libros o convocar a un maestro de música u otras expresiones artísticas", explica Carolina Gheorghiu, coordinadora de comunicación de Red Comunidades Rurales, una organización que trabaja de forma articulada para mejorar las condiciones de vida y las oportunidades en zonas donde la pobreza y el deterioro ambiental son críticos.

Desde que arrancaron con esta iniciativa a la que bautizaron "Raíces para el arte rural", entregaron más de 50 instrumentos musicales y decenas de cancioneros y libros de música a escuelas, asociaciones y organizaciones comunitarias en Formosa, Chaco, Salta y Santiago del Estero.

El impacto que observan es muy positivo ya que la música ayuda a niños y adultos a fortalecer su identidad cultural, construye lazos, alimenta el legado cultural para las generaciones futuras e impulsa talentos, además de ser una increíble oportunidad para encontrarse y aprender unos de otros.

"Es un error pensar que en situaciones adversas, emprender iniciativas culturales no es tan o más importante que otras acciones que apuntan a satisfacer necesidades básicas", sostiene Gheorghiu.

Esto mismo es lo que experimentó la Escuela Primaria N° 4462 de Río Blanquito, en la provincia de Salta, donde 110 niños estudian en plena selva de montaña, en un establecimiento rodeado de ríos, vegetación, tucanes y monos, dentro del departamento de Orán. Su interés por la música se despertó en agosto de 2015 cuando recibieron la visita de una pareja de mendocinos que durante su estada les enseñaron a tocar los instrumentos musicales que traían consigo.

"Allí descubrimos que a muchos chicos les interesaba el tema de la música, y también cantar y bailar. El problema era que no teníamos instrumentos propios", comenta Mercedes Murúa de Delgadillo, directora de esta escuela que se puso en campaña para intentar conseguir estos elementos, y así utilizar la música como herramienta para promover la identidad cultural de sus alumnos.

Cualidades artísticas

La ayuda llegó de la mano de Red Comunidades Rurales, que les donó una guitarra, un bombo y una flauta. El entusiasmo que generó esta donación motivó a los chicos a terminar de confeccionar las quenas y los sikus, instrumentos propios de su cultura.

"Notamos que hay muchos chicos que tienen cualidades artísticas, que practican incansablemente y tocan los instrumentos en los recreos, crean sus propias coplas; incluso hay quienes se juntan y entre varios arman un conjunto, y no falta el que pega el salto y quiere bailar", se ríe esta directora que lleva más de 30 años en la escuela.

"Brota la creatividad y la imaginación. Es muy lindo poder canalizar esas ansias que percibimos en los niños y, para terminar de lograrlo, lo que nos falta es un docente de música", reflexiona Mercedes Murúa de Delgadillo.

Red Comunidades Rurales necesita voluntarios que ayuden a impulsar este programa, además de donaciones de instrumentos, cancioneros y libros de música. Los interesados en colaborar pueden comunicarse por mail a red@comunidadesrurales.org o por el (011) 4795-4455.

Cómo colaborar - Red Comunidades Rurales  comunidadesrurales.org

 

RED COMUNIDADES RURALES 

Quienes Somos

Somos una organización social que crece día a día gracias al impulso que le brindan  más de 600 colaboradores y voluntarios en Argentina y numerosos países del mundo. Las acciones y programas que emprendemos permiten mejorar las condiciones de vida de los pobladores rurales en situación de riesgo o exclusión social.

Creemos firmemente que pensando y actuando en Red lograremos entre muchos lo que por sí solos no podemos. Para acompañar el desarrollo individual, familiar y comunitario en contextos rurales, ponemos en común recursos y conocimientos que están presentes en los diferentes sectores de la sociedad.

Existen cientos de instituciones, organizaciones y empresas.  También miles de individuos con fuerte compromiso social. Muchos creen que solos pueden lograr un gran y positivo impacto. Nosotros vemos que ello es posible cuando aprendemos a trabajar en red y dejamos que el protagonismo lo tengan los destinatarios.

Origen de la Red

En marzo del 2006, un grupo de personas impulsamos la idea de construir una red con eje en la educación para el desarrollo comunitario en el ámbito rural.

La Fundación Red Comunidades Rurales nace formalmente el 31 de mayo de 2006. Las acciones y programas emprendidos permitieron la construcción de escuelas secundarias agrotécnicas, albergues para estudiantes, talleres de formación laboral, centros comunitarios y postas sanitarias. También sirvieron para becar a alumnos, docentes y emprendedores sociales,  desarrollar nuevas capacidades, incorporar nuevas tecnologías, fortalecer el trabajo en equipo, mejorar la gestión de fondos, generar liderazgos participativos y compartir buenas prácticas.

Como red nos animamos a crear nuevas herramientas,  a diseñar estrategias que no habían sido implementadas, y a mejorar las que ya están. A compartir, a unir, a pensar juntos.

Queremos destacar que esta iniciativa es ahora realidad gracias al fuerte respaldo que originalmente le brindó Enrique Götz, quien siempre estará acompañándonos en nuestra memoria y  corazones.

Un logo con historia 

El logo surge del dibujo de una muyuna. Las muyunas son pequeñas piedras planas y circulares, con un orificio en el centro. Hace mil años, pobladores precolombinos de la zona que actualmente sería Santiago del Estero, las usaban como contrapeso para hacer girar el huso en el momento de hilar la lana virgen.

Queremos estar junto a las comunidades rurales para tejer juntos la trama de su futuro, y entendemos que nuestro logo habla de nuestra identidad y nuestra visión.