Fondos buitre, fase superior del imperialismo

Publicado el 01 - 08 - 2015

Una explicación muy sencilla para entender cómo funciona la moralidad financiera

 

   Para ver el siguiente video que se encuentro al finalizar la nota pedimos cierta precaución. La tristeza, la miseria y la muerte se esconden detrás de números fríos, detrás de cifras que sólo le importan a los carroñeros del mundo. Pedimos precaución porque acudirá la lágrima y la impotencia, la desesperanza y el insulto.

   Somos la generación que debe pagar los platos rotos por otros. De algunos que aún continúan pavoneándose mientras todos debemos pagar sus lujos, sus vulgaridades, sus errores. Porque no sólo los fondos buitres internacionales sacian su sed interminable de beneficio a costa del pueblo argentino, sino que son varios los argentinos que han alimentado la carroña, socializando sus pérdidas, entre ellos el Grupo Macri o Fortabat. Como decía Arturo Jauretche "es malo el gringo que nos compra, pero peor es el criollo que nos vende".

   Las consecuencias de esta historia que nos parece tan lejana, la estatización de la deuda privada allá por 1982, es asumida, también, por nuestra generación. Somos la generación de la contradicción, cuanto mayor es la desesperanza que nos quieren imponer, con mayor alegría colmamos plazas y espacios públicos. Recibimos golpes y pesadas mochilas del nefasto pasado pero militamos para las generaciones futuras. Somos la generación de la esperanza, porque no hay derrota posible en la convicción de una patria justa, libre y soberana. En definitiva, somos la generación que somos, con ansia de conocer la realidad contada por nosotros mismos y consciente de que el proyecto nacional iniciado en 2003 es posible porque es colectivo, inclusivo, responsable y latinoamericano.