La cuestión social de nuestro país

Publicado el 11 - 02 - 2016

El arzobispo Marcelo Sánchez Sorondo advirtió sobre la necesidad de mejorar el régimen laboral de los agricultores en la Argentina

 

El periódico La Nación publicó una entrevista a Marcelo Sánchez Sorondo, arzobispo y colaborador del Papa Francisco, donde explica la posición del Vaticano sobre las organizaciones sociales, las condiciones laborales y la trata de personas en el contexto del trabajo rural.

 

Marcelo Sánchez Sorondo: "Es necesario mejorar la organización social y las condiciones de trabajo"

El estrecho colaborador del papa Francisco advirtió en Davos sobre la necesidad de mejorar el régimen laboral de los agricultores en la Argentina; pidió asistencia "pública y privada"

Florencia Donovan para LA NACION - Jueves 21 de enero de 2016

DAVOS.-El hall principal del Centro de Convenciones del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) está atiborrado de gente. Mujeres y hombres de elegante traje, pero sin corbata, van de aquí para allá, muchos con sus Mac a cuestas, y varios en delegaciones de cinco o seis personas acompañando a algún funcionario que les escapa a camarógrafos y cronistas. Con su sotana negra, sentado antes de dar una charla que lleva la consigna: "¿La ciencia puede salvarnos?", la figura del arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo llama la atención entre tanto ajetreo. Canciller de la Pontificia Academia de Ciencias y de la Academia de Ciencias Sociales del Vaticano, el arzobispo, que vive allí desde los años 70, dialogó con LA NACION y advirtió sobre la necesidad de mejorar las condiciones de la gente que trabaja en el campo en la Argentina.

-La encíclica sobre el medioambiente, Laudato si', que publicó el Papa el año pasado generó bastante polémica en el agro.

-No veo por qué. Dice que hay que estudiar los transgénicos, pero no se pone en contra del uso de semillas transgénicas. Más bien el punto es mejorar la organización social y las condiciones de trabajo. El hecho de que muchos dejan el trabajo en el agro y eso no condicione que a los que se quedan se les pague mal.

-Al respecto, ¿cómo es la situación en la Argentina? ¿En qué estamos retrasados?

-Yo creo que en la cuestión social. La revolución agrícola en la Argentina está considerada como una de las contribuciones más importantes que se han hecho en los últimos años. Y consiste fundamentalmente en las semillas transgénicas, en la siembra directa y en la parte social. En la parte social, en teoría, lo que se propone es que los propietarios de tierra trabajen su propia tierra o de otros, pero que estén cerca de la propia tierra, en los pueblos y en las ciudades, no es las taperas. Así pueden tener socialización, colegio y todo lo que brinda una ciudad. Pero el problema es que los jóvenes puedan tener trabajo. Y segundo, que se haga realmente una socialización, y que los que trabajan en el campo tengan la posibilidad de tener una casa, un trabajo, una familia.

-¿Diría que falta asistencia privada o pública?

-Las dos cosas. Falta también la asistencia privada, se sabe que muchos se aprovechan un poco, hay un poco de trabajo forzado, digamos. Los precios de la gente que trabaja en el campo no son el ideal, los contratos no son claros.

-Usted viene estudiando el tema de la trata de personas. ¿Diría que se exacerbó el problema en estos años?

-La trata de personas es un problema en el mundo entero. Se calcula que hay 40 millones de personas que están bajo condición de esclavitud, de trabajo forzado o de prostitución. Nosotros consideramos que toda forma de prostitución es forzada, porque hemos conocido mucha gente que ha tenido desgraciadamente esa situación y ninguno la ha elegido. Y luego también el tráfico de órganos. En la Argentina ha habido una reacción, pero es una reacción que hay que aplicarla, porque va junto con la droga, y hay mucho problema de droga en la Argentina.

-¿A quién le sugeriría al Gobierno que hay que copiar para empezar a solucionarlo?

-En el campo, por ejemplo, a Alicia Peressutti [directora de la ONG Vínculos en Red], en Córdoba, y después está el diputado Gustavo Vera, de La Alameda. Son todos apoyados por el Papa. Yo los conozco porque el Papa me los ha presentado. Creo que el Gobierno está muy dispuesto, en las declaraciones que he leído, a trabajar en ese sentido.

-Hay mucha polémica en torno de si el Papa llamó al presidente Macri, si lo recibe o no. ¿Es fundada? ¿Por qué no lo recibe?

-No sé, yo no estoy en la diplomacia del Vaticano. No tengo ni idea si ha habido comunicación privada, como es posible. Comunicación ha habido. Ahora, tampoco ha pedido el Presidente que lo reciba, así que no lo sé. Lo que he leído es que quieren hacer las cosas en un sentido formal, y me parece bien. Que siga el trámite por las vías

Link: http://www.lanacion.com.ar/1863961-marcelo-sanchez-sorondo-es-necesario-mejorar-la-organizacion-social-y-las-condiciones-de-trabajo