La perspectiva de la cámara

Publicado el 02 - 07 - 2015

¿Qué pasa cuando la cámara enfoca el hecho periodístico donde no está el hecho periodístico?

   Parece una exclamación tautológica, pero tratamos de decir que hay acontecimientos que se enfocan desde diferentes perpectivas y no siempre representan la fidelidad de lo ocurrido. En una nota periodística esta perspectiva puede ser manipulada a través de diversas herramientas: fotos, títulos, entonación, subtítulos, extensión, entre otras.

   Tomemos como ejemplo las fotos. Esta semana alrededor de 700 mil personas colmaron la Plaza de Mayo para celebrar un nuevo aniversario del Día de la Patria. En los principales diarios se hizo referencia al hecho pero no todos lo enfocaron desde la misma perspectiva. Página 12, La Nación y Tiempo Argentino (tres diarios que representan a diferente electorado) centraron su imagen en la dirigencia política. Mientras que Clarín no ilustró su tapa con ninguna imagen referida al hecho.

   Un rápido análisis nos permite inferir que la foto que cada diario coloque en su portada manifiesta o denota un público al que se quiere transmitir un mensaje. En el caso de Página 12, de La Nación y de Tiempo Argentino la imagen de tapa de Cristina Kirchner demuestra el peso y la importancia de la presencia dirigencial en el proyecto político. ¿Qué nos dicen esas tapas? En principio que el festejo por el 25 de mayo está emparentado a la clase política y que el hecho central fue el discurso presidencial. Sin embargo, Tiempo Argentino coloca un título que demuestra (como si fuese el sable corvo de San Martín) el destinatario del pasaje o de la herencia política del proyecto kirchnerista, en la tapa se lee: “No tengan miedo: ustedes son dueños de su destino”, en referencia a un actor colectivo. Algo similar hace Página 12 que titula “Van a venir muchas más plazas del 25”. La Nación, por su parte, se centró en la coyuntura actual y en la campaña presidencial (aunque Cristina Kirchner no pueda presentarse) y tituló: “Encendido discurso de campaña de la Presidenta por el 25 de mayo”.

   Mención aparte merece la tapa de Clarín. Los festejos, los fuegos artificiales, la multitud (se calculan alrededor de 700 mil personas) no fueron dignos de aparecer en tapa. La imagen de una plaza donde no cabia más nadie no fue objeto de deseo para el enfoque de la cámara. Algo que nos causa cierta curiosidad ya que en otras manifestaciones multitudinarias sí han aparecido portadas que ilustraban la dimensión de la convocatoria.

   ¿Dónde queremos llegar con esto? Solo demostrar que el diagrama y la tapa de un diario nunca son neutrales, que el enfoque o no de la cámara otorga relevancia a la noticia, y que, como decía algún filósofo “no puede quererse aquello que no se conoce”. No podemos depender de los medios masivos de comunicación, debemos ser, nosotros mismos, parte de la historia.

   Compartimos algunas fotos que ilustran el día de ayer.